¿Cómo hacer un estudio de fotografía casero? ¡Aprende el paso a paso!

Como fotógrafos nos enfrentamos a sesiones donde necesitamos de equipos más profesionales y de espacios que estén diseñados específicamente para un tipo de fotografía. Cuando esto sucede, también nos encontramos con que puede ser un poco costoso ir a un estudio profesional, pues hay que pagar el tiempo que dure la sesión más todos los materiales.

Por lo anterior y también por mayor comodidad, te enseñaremos cómo hacer un estudio de fotografía casero. Quizá sí necesites algunos equipos un poco más profesionales, pero podrás conseguirlos prestados o trabajar con lo que tienes con ayuda de algunos materiales que tienes en casa. 

¡Quédate leyendo y conoce el paso a paso!

¿Para qué sirve un estudio de fotografía casero?

Un estudio de fotografía en casa puede ser muy útil si estás experimentado con diferentes tipos de fotografía o quieres hacer un proyecto que requiera de mayor atención al detalle

Entre los posibles usos que le pueden dar a un estudio en casa es para realizar fotografías de producto, gastronómica, retratos o fotografía artística. Todo depende de cómo y en dónde lo quieras ubicar, aquí no existe una regla específica de uso. 

Un estudio puede ser grande o pequeño, pero te darás cuenta que es muy útil en casos donde la iluminación externa no favorece o en caso de que necesites que un objeto tenga toda un escena y quieras utilizar materiales que no se encuentran en su ambiente natural. 

¿Qué necesitas para crear tu estudio de fotografía casero?

Bueno, vamos a empezar con el primer paso que son los materiales. Como te dijimos, quizá sí necesites de algunos equipos profesionales, sin embargo, te iremos dando alternativas en caso de que aún no los tengas o no puedas adquirirlos. ¡Empecemos!

El espacio correcto

Al ser un estudio que será utilizado para diferentes tipos de fotografía, no podemos decirte un tamaño estimado para el espacio. Pero debes tener en cuenta varios aspectos para que tu estudio se encuentre ubicado correctamente, vamos a ver estos aspectos:

  • El primer aspecto que debes tener en cuenta es la iluminación. Procura que haya al menos una entrada de luz natural, así en caso de que quieras una luz más tenue puedes tenerla cerca. También intenta tener un tomacorrientes cerca, si vas a utilizar flashes externos o luces o computadores será sumamente necesario. 
  • Intenta que tenga el espacio suficiente. Aunque no debe ser toda un habitación, procura que puedas tener la libertad de moverte tranquilamente y que todos tus equipos quepan y también puedan moverse con libertad.
  • Incluye en tu espacio varios sitios de apoyo. Con sitios de apoyo nos referimos a mesas, escritorios, cajas, sitios donde podrás ubicar los objetos que vas a fotografiar, o donde se pueda sentar el retratado y tú igualmente, así será más cómodo. 
  • Intenta que el espacio no tenga muchos distractores. Aunque se utilizarán fondos para cubrir el espacio, es mejor que no haya muchos colores fuertes u objetos colgados, pues pueden salir en tus fotografías y distraer del punto de atención.

Fondos

Para el caso de los fondos tienes dos posibilidades: Por un lado, adquirir uno que sea profesional y diseñado para fotografía, no suelen ser muy costosos. Y, por otro lado, tienes la opción de hacer un fondo casero con materiales sencillos. Ya te diremos cuáles son estos materiales, lo que podemos decirte de esta opción es que es recomendable por temas de presupuesto, pero que en ocasiones pueden salir imperfecciones al usarse. 

Para hacer un fondo casero, puedes utilizar una tela o una sabana de color plano, puede ser blanco, gris, negro, depende de la composición de tu imagen. Debes fijarte en que no quede con arrugas pues esto genera sombras que en edición son difíciles de retirar.

También puedes utilizar un papel o cartulina grande. Esta tiene la ventaja de estar siempre plana, pero puede ensuciarse con facilidad por lo cual no tendrá muchos usos. 

La última opción que te damos es utilizar un espacio que tenga una pared de color plano. En un principio puede funcionar bien, pero su problema es que algunas tienen una especie de grabado o relieve que puede ser fatal para la composición fotográfica.

Flashes

Para el caso de la iluminación, en los estudios se suelen utilizar varios puntos de luz, pues por ejemplo en fotografía de producto todo se debe ver brillante. De nuevo, tienes la opción de adquirir un flash o varios profesionales, pero si tú no cuentas con el presupuesto y necesitas una opción casera, te daremos algunos consejos. No reemplazan el flash pero es una buena iluminación para empezar. 

La primera posibilidad que te damos es la luz natural. Puede ser problemática si cambia constantemente o si sólo viene desde un punto, pero puedes aprovechar lo máximo posible en horas de la mañana o a medio día donde el sol está en su punto más alto. 

Otra posibilidad es utilizar las lámparas portátiles que tengas en tu casa, intenta que sean de luz blanca y así imitarán mejor la luz del flash. Ubícalas en varios puntos e intenta graduar su intensidad con hojas de papel o la dirección a la que apuntan. ¡Experimenta hasta conseguir la luz correcta!

Por último, la otra opción casera es hacer uso de linternas de celulares o de linternas externas. Estas, al tener una luz blanca y que puedes encender y apagar a tu disposición, pueden ser funcionales como flash. Eso sí, para esta opción y todas las caseras necesitarás de ayuda, pues mientras haces las tomas alguien deberá sostener la iluminación. 

Difusores de luz

Los difusores de luz son importantes para que la luz no dé directamente en algunos objetos y se puedan apreciar sus detalles y sombras de una manera estética. En el mercado puedes encontrar diferentes tipos de difusores, así como muchas marcas y precios. 

Pero la idea de este artículo es que puedas usar un difusor casero y que te ahorre un par de centavos, por ende te recomendamos buscar cualquier tipo de envoltura o papel que reflecte la luz. Podrás apuntar la luz o el flash a ellos y así generar una iluminación más uniforme y tenue. O, por otro lado, utilizar una cortina o tela grande de color blanco para que haga el mismo trabajo.

Cajas de luz

Estas cajas de luces son perfectas para fotografía de producto. Tienes dos opciones para obtener una de ellas, la primer opción es comprarla por internet y aquí te recomendamos una: 

DUCLUS – Mini caja de luz para estudio fotográfico. Este kit de tienda de campaña es ideal para fotografía portátil, es una caja plegable, por lo que puedes guardarla en cualquier lado, cuenta con 40 luces LED + 6 tipos de fondos de color para productos de tamaño pequeño. Te ofrecen diferentes tamaños:

  • 20 cm con 2 luces duras: 20 USD
  • 30 cm: 37 USD
  • 40 cm “Studio Box”: 80 USD
  • 60 cm “Light Box” 97 USD

La segunda opción es construir tu caja de luz y aquí te damos el paso a paso, estos son los materiales que necesitas: 

  • Una caja de cartón
  • Cartulina blanca
  • Tela blanca
  • Una lámpara de escritorio
  • Pegamento, tijeras y cinta adhesiva 

Primer paso: Debes recortar la cara frontal y las dos laterales de la caja dejando un borde de 4 cm de grosor en cada cara. En total son 3 cuadrados que te deben quedar.  Es importante que la caja no tenga base, por allí pasará la luz.

Segundo paso: Quitar la cara superior de la caja y pegarla en las otras caras para darle más rigidez. 

Tercer paso: Refuerza todas las pestañas de la caja y las esquinas con cinta y, si tienes pedazos de cartón para usar, ¡está perfecto!

Cuarto paso: Forra el interior de tu caja con cartulina blanca, esto servirá de difusor como en el anterior punto te explicamos. 

Quinto paso: Con la tela blanca vas a forrar tu caja, esto ayudará a distribuir la luz de manera uniforme y reflejar la luz hacia el interior de la caja.

Sexto paso: Por último, ubica la lámpara lo más cerca posible a la cara superior, dejando que apunte hacia el interior de la caja.

¡Y listo! Ahora podrás ubicar un producto en el interior, o hacer retratos o incluso crear efectos de luz, todo depende de tu creatividad. Recuerda que aquí lo más importante es dar una buena iluminación, la caja de luz será como una especie de linterna dirigida o de estudio pequeño donde podrás crear fotografías casi profesionales.

¡Último paso! Práctica y conoce algunos consejos de iluminación y fotografía

Es importante que siempre estés al tanto de tendencias y herramientas que te pueden ayudar a mejorar tus fotografías. Como siempre te lo decimos, ¡no dejes de ser curioso! Y ahora aprovecha tu estudio en casa para experimentar, encontrar qué objetos pueden servirte para hacer más potente tu estudio de bajo costo. Y por último, no te olvides de usar trípode y encontrar una superficie plana para ubicar tu estudio. 


Así es como puedes hacer tu estudio de fotografía de producto casero a un bajo costo y con materiales que puedes encontrar en cualquier lado. Nunca fue tan fácil, ¿no? La fotografía es un mundo que nos han pintado complicado y no apto para todos, pero con este artículo vas a darte cuenta que esto son solo ganas e imaginación.

¡Nos encantó haberte ayudado! Esperamos que puedas obtener excelentes resultados.