Edición básica de fotos ¿Qué ajustes y qué programa usar?

Durante las sesiones de fotografía, los resultados finales no siempre son los esperados y esto se puede deber a diferentes factores como un cambio en la luz, un reflejo que no era el esperado o un mal ajuste en la cámara. Lo bueno de la fotografía digital es que se puede arreglar en postproducción. 

El trabajo de postproducción comienza con la visualización posterior de las fotografías en otro dispositivo, como los computadores, la selección de las mejores y, por último, la edición. ¡El proceso del que hablaremos hoy!

Este es un proceso completamente creativo y que más allá de cumplir con parámetros, se trata de mejorar o de crear algunos retoques para conseguir la mejor imagen posible. La mayoría de retoques y ajustes instalados en los programas provienen de las configuraciones de la fotografía básica como la exposición, los contrastes y el encuadre. ¡Sigue leyendo y aprenderás a editar fácilmente!

Conceptos básicos de edición de fotos

Como veníamos diciendo, todos estos procesos básicos de edición vienen de los ajustes y de los conceptos de fotografía. Por ello, si tienes un conocimiento en el tema, te será más sencillo el proceso. Así que te daremos una descripción de cada uno de los posibles ajustes que se encuentran en la gran mayoría de programas. ¡Vamos a verlos!

Exposición

La exposición se trata de la cantidad de luz que tiene la fotografía. Cuando se trata de cámaras análogas, es la película o rollo quien mide la capacidad de recepción de luz . Y en el caso de las cámaras digitales, es el sensor que por medio de las celdas fotosensibles mide la cantidad de luz. 

La nitidez y en especial los contrastes de color van a depender mucho de una buena exposición. Para el uso de este ajuste, se necesita de la sensibilidad ISO, el tiempo de exposición y la apertura del diafragma. 

Cuando ya estamos hablando de edición, muchos programas abren varias opciones que se despliegan de la exposición, como el tono de la luz que puede ser cálido u oscuro, el contraste para realzar los colores, la claridad y la oscuridad para aumentar o diminuir las sombras y las zonas brillantes y por último, los blancos y negros, que sirven para aumentar o disminuir la luz en esos espacios de color. 

Para hacer un buen uso de la exposición, durante la edición es importante fijarse en que haya un tratamiento de la luz uniforme. ¿Qué quiere decir esto? Hay que revisar que no se vean zonas menos iluminadas o que toda la fotografía quede con mucha luz. En términos técnicos, esto se le conoce como subexposición y sobreexposición. En el caso del primer término, se refiere a cuando la fotografía queda muy oscura y en el segundo, lo contrario, cuando la imagen queda con iluminación extra y se ve casi blanca.

Si durante la sesión fotográfica sucedió esto y necesitas arreglarlo durante la edición, lo mejor es que trabajes con contrastes y con los blancos y negros. Si tiene poca iluminación, intenta aumentar los contrastes, subir los valores de los blancos y aumentar la exposición. Ten cuidado de no exagerar con estos valores pues se puede llegar a ver poco natural y la idea de la edición es que se vea como si no se hubieran hecho muchos retoques. 

En caso de tener un exceso de iluminación, baja los blancos, aumenta el valor de nitidez y disminuye la exposición. Aquí sí será necesario exagerar con los valores pues cuando una fotografía queda muy iluminada, no suelen verse los detalles y se necesitará una edición más extensa. 

Estas recomendaciones te las hacemos cuando los programas solo permiten editar los valores en toda la imagen, pero también hay otros que permiten hacer una edición puntual. En ese caso, puedes jugar más con los ajustes y enfocarte en las zonas donde la iluminación falló.  

Contraste 

El contraste es el valor que hace un tratamiento a la diferencia entre las tonalidades de los colores. Este ajuste ayuda a arreglar la diferencia entre los tonos claros y oscuros y con esta configuración puedes mejorar tanto la iluminación como el aspecto de los colores en la fotografía. 

Al hacer un cambio en el contraste, se pueden ver los efectos en la definición de los detalles de la fotografía, los contornos de las formas y en especial en el mensaje que se quiere transmitir con la imagen, pues este puede generar más fuerza en las imágenes o, por el contrario, un efecto difuminado que genere mayor tranquilidad. 

Las fotografías que más requieren trabajo de edición suelen ser aquellas donde se hizo la toma con luz natural, pues esto puede causar que los colores tomen un tono uniforme o que no se vea la diferencia tonal entre unos y otros. Para mejorar este aspecto, lo mejor es ir probando, no hay un valor o una fórmula específica ya que al ir moviendo el contraste, te irás dando cuenta del cambio de los colores.

En nuestro caso, preferimos mantener el contraste durante la edición en los valores más altos, pues así se realzan los detalles de cada una de las partes de la composición y en especial aumenta el tono de los colores. El resultado es que se da más fuerza y, por lo mismo, generando más impacto en el espectador. 

Iluminaciones 

La iluminación es un tema que ya tocamos brevemente con el tema de la exposición, aquí se trata de jugar con los tonos blancos y oscuros. Y con tonos no nos referimos al color, sino a las sombras y las luces que se encuentran en la fotografía. 

Al momento de la toma es importante que te fijes en la exposición para no tener que retocar mucho este aspecto en la postproducción, pues no suele ser un trabajo sencillo si se quiere mostrar todos los detalles de la imagen. 

Cuando se quiere eliminar las sombras de la foto, lo mejor es trabajar con programas que permitan trabajar puntualmente, es decir, que te deje editar algunas partes de la fotografía sin tener que tocar el resto de la imagen. Puedes aumentar la exposición, los contrastes y disminuir los negros en la fotografía para así eliminar esas sombras que qui´zá no permiten observar los detalles de la imagen. 

Si lo que quieres es trabajar sobre las luces y de pronto generar sombras, lo mejor será de nuevo aumentar los contrastes pero esta vez disminuir los blancos en la foto, de esta forma se notarán más las sombras y las luces destacarán más. 

Temperatura del color y matiz

Este aspecto se refiere a la tonalidad de los colores que aparecen en la fotografía. Esta tonalidad varía de cálidos a fríos y va a depender también de unas variantes dentro de los rangos de colores que van desde amarillos hasta verdes y magentas. 

Durante la edición, este aspecto permite corregir la iluminación cuando queda mal equilibrado el blanco y el negro, es decir, cuando por ejemplo se ve un rostro amarillo en vez de su tono original o cuando hay una luz artifial que pone toda la imagen de un tono pálido blanco. 

Si tienes una fotografía que cuenta con una tonalidad amarilla, lo mejor es ajustar el matiz hacia el color azul para que así contraste con el tono amarillo y disminuya este efecto poco deseado. Si, por el contrario, en la foto hay un tono verde causado también por las luces artificiales, puedes mover el matiz hacia el magenta para que compense ese tono. 

Hay algunos programas que cuentan con una función similar al de las cámaras, balance de blancos. Lo que puedes hacer es utilizar el gotero o sensor de este programa y ubicarlos sobre una superficie blanca para que el programa haga el ajuste de colores y matiz automáticamente. 

Claridad

Podemos decir que la claridad es un término ambiguo a la hora de editar. Cuando utilizas programas de Adobe para edición de fotografía, vas a encontrar el término “Clarity” del que te estamos hablando, pero en otros programas de edición se va a usar el término “Nitidez o estructura”. 

Lo que se busca hacer con este ajuste específicamente es mejorar la nitidez de la fotografía que tenemos. Es importante ya que a la hora de comprimir las fotos, cambiarlas de formato y subirlas a diferentes páginas web o redes sociales, si no se arregla este ajuste, podemos tener una foto con falta de nitidez en nuestro contenido. 

Esta opción también nos ayuda a dejar la fotografía con un poco más de iluminación sin haber movido necesariamente esos ajustes de exposición o de sombras. Nuestra recomendación es que juegues con este ajuste, ya que todo depende del propósito de tu imagen y del sujeto que hayas fotografiado. 

Intensidad y Saturación 

Cuando escuchamos estos dos términos, realmente pensamos que cumplen la misma función. Pero en realidad no, estos ajustes actúan de diferente forma.

Recuerda que la saturación es la encargada de intensificar los colores que se encuentran en el encuadre por igual. En cambio, la intensidad ayuda cuando no tienes colores saturados en tu imagen y le hace falta un poco de fuerza.

Puedes jugar con estos dos filtros y conseguir una fotografía equilibrada para que no destaquen unos colores encima de otros, sino que se vea una fotografía natural. 

Enderezar y recortar 

Esta configuración no es obligatoria a menos de que quieras conseguir un ángulo diferente de tu foto, o si en el momento en que la tomaste no nivelaste bien tu cámara y el horizonte quedó un poco ladeado. 

¿Qué herramienta usar para editar tus fotografías? 

En general existen muchos programas para editar fotografías, algunos son para dispositivos móviles y otras para computadores. ¡Sigue leyendo!

Programas de Adobe

De seguro habrás escuchado sobre la Suite de Adobe. Pues se trata de varios programas diseñados especialmente para la edición tanto de fotografía como para video y es reconocido por tener las herramientas más profesionales para este tema. 

Al tener una interfaz tan profesional, puede requerir de cierto conocimiento pero no es tan complicado. Luego de conocer lo básico y familiarizarse con los programas, verás su gran utilidad. ¡Comencemos!

Dato antes de empezar: Si no sabes cómo instalar y cómo conseguir los programas de Adobe, lee nuestro blog Paquetes de edición de Adobe.

Adobe Photoshop

Este es uno de los programas más reconocidos por su excelente trabajo y prestaciones para la edición de fotografías. Es muy común escuchar que la gente retoca sus fotos para destacar algunos atributos o para eliminar aquello que no gusta tanto, sin embargo, va más allá de eso. 

Con Photoshop tienes la posibilidad de agregar filtros, dibujar sobre la imagen, hacer recortes personalizados, cambiar las gamas de colores, crear difuminados, entre otras cientos de herramientas. 

Al ser una herramienta profesional, cuenta con ajustes y comandos que en un inicio pueden parecer difíciles y generar cierta desconfianza, pero ¡no te preocupes! La verdad es que son muy sencillos y luego de que practiques te darás cuenta que su uso es muy versátil y te encantará editar todas tus fotos allí.

Entre las únicas desventajas de este programa se encuentran sus requerimientos, empezando porque necesita de un buen computador que tenga una memoria con bastante capacidad y que sea veloz. En computadores con poca RAM puede quedarse colgado. Y por otro lado, si trabajas con archivos en formato RAW no ofrece todas las posibilidades de edición, pues está pensado sobre todo para el formato JPG. 

Si aún no lo conoces y quieres aprender un poco más del programa puedes leer nuestro blog Photoshop para principiantes. 

Adobe Lightroom 

Por pertenecer a la Suite de Adobe de nuevo estamos hablando de un programa profesional que también cuenta con una cantidad de prestaciones excelentes. En este caso, es una herramienta de edición que está pensada para mejorar y retocar todo los aspectos de luz en las fotografías. 

Este programa también permite organizar los archivos por carpetas o lotes. Se encarga de darles un orden por fecha, tipo de archivo o como tú lo desees personalizar. Esta es una gran ventaja para aquellos fotógrafos que trabajan con un gran flujo de imágenes. 

De nuevo, puede parecer algo difícil al inicio, pero la verdad es mucho más sencillo que Photoshop y cuenta con un menú intuitivo a través del cual vas a poder navegar en las imágenes cambiando todos los ajustes de una manera sencilla. 

Al igual que el anterior programa, requiere de un equipo que tenga una buena memoria y que sea veloz pues es una característica de todos los programas de Adobe, son profesionales y, por lo tanto, exigen un equipo igual. Sin embargo, vas a poder encontrar las aplicaciones para celular de estos programas anteriormente mencionados, así podrás usarlos en cualquier momento.


De todas formas, si eres principiante y no te interesa pagar una licencia de software de edición, existen diversos programas gratuitos para que edites tus fotos.

Paso a paso para edición básica de fotos

A continuación vamos a darte tres sencillos pasos y diferentes tips para editar tus fotografías, podrás reconocer algunos de los ajustes mencionados anteriormente.

Para acentuar los diferentes colores de la fotografía desde Photoshop. 

  • Primero: Abre la imagen haciendo clic en Archivo y después en Abrir. Busca tu imagen y da clic en seleccionar. 
  • Segundo: Recuerda que en Photoshop, vas a encontrar un cuadro rojo en el que verás qué parte de la imagen estás editando. Este cuadro puedes moverlo a diferentes sitios de la imagen para que puedas realizar la edición.  
  • Tercero: Para acentuar una foto, haz clic en Filtro – Acentuar – Acentuar. Si la foto se ve muy borrosa, vuelve a realizar el mismo proceso para poder tener un efecto más intenso. Repite las veces necesarias. 

Para eliminar los ojos rojos de tu fotografía. 

  • Primero: ¿Recuerdas el recuadro rojo? Úsalo para que agrandes los ojos y puedan verse claramente.
  • Segundo: Usa la herramienta de marco elíptico para colocar una selección redonda alrededor de la pupila de un ojo, verás una línea punteada moviéndose, ahí sabrás que realizaste una buena selección. 
  • Tercero: Después de hacer la selección, entra a el menú en Imagen – Ajustes – Matiz y Saturación. Cuando aparezca la barra de matiz/saturación, mueve la barra a -100 y en la barra de iluminación mantén un número bajo para que el ojo tenga un color oscuro. Haz lo mismo con el otro ojo. 

Esta edición y retoque nos parece un tip de los más importantes, para quitar manchas en la piel. 

  • Primero: En este caso vamos a usar la herramienta Clonar que vas a encontrar en la barra de herramientas. 
  • Segundo: Coloca el cursor sobre una zona cercana de la piel en donde deseas retocar, mantén presionada la tecla ALT mientras haces clic. Asegúrate de seleccionar la zona que sea similar al color de piel junto con las sombras. 
  • Por último: Pon el cursor sobre la mancha y mantén pulsado el botón izquierdo, moviéndolo lentamente hasta que la mancha se sustituya por completo.

Estas son algunas ediciones básicas e importantes que debes conocer, sin embargo, te aseguramos que faltan muchas más así, diferentes herramientas de Photoshop, de los paquetes de Adobe. Esperamos que tengas en cuenta que la edición puedes realizarla en cualquier dispositivo, pero si cuentas con un monitor especial para edición vas a tener un trabajo más limpio.

Conclusión

Estos son algunos de los ajustes que debes conocer para editar tus fotografías. Recuerda que así como antes existía un proceso de revelado, ahora lo podemos hacer digital y esta función no es solo para mover las barras sin sentido, tienen un propósito y esperamos que con todo lo anterior te haya quedado claro. 

Arriésgate a experimentar y editar tus fotografías, esto te ayudará a comprender un poco más sobre los valores que contiene tu imagen. No olvides visitar nuestros otros blogs, en donde podrás encontrar reseñas, pequeños cursos, accesorios y diferentes equipos que van a ser de tu utilidad.