¿Cómo hacer una cámara estenopeica? Paso a paso detallado

Tener una cámara digital o una cámara análoga es algo increíble, pero ¿qué tal te suena la idea de crear una cámara con tus propias manos?

Estamos hablando de una cámara estenopeica. En un principio puede sonar algo complicado y hasta imposible, pero no es así, y luego de todo el proceso te aseguramos que tendrás una cámara estilo antigua, para ser más específicos, ¡la primera cámara conocida!

A continuación, vamos a darte una guía detallada paso a paso de cómo crear tu propia cámara estenopeica, desde los materiales necesarios hasta cada parte del proceso de construcción. Es algo divertido, fácil y que de seguro te ayudará a conseguir imágenes al estilo análogo.

Con esta cámara casera participarás en todo el proceso de fotografía.

¡Empecemos!

¿Qué es una cámara estenopeica?

El concepto de cámara viene del inicio de la fotografía con la creación de un cuarto oscuro donde, a partir del ingreso de la luz por un pequeño agujero, se proyectaba una imagen y se creaba la foto. En un inicio este proceso era a gran escala, se hacía en toda una habitación, no obstante, al ir mejorando la técnica, el espacio se fue reduciendo hasta quedar del tamaño de una caja. 

La cámara estenopeica se construye con una caja totalmente sellada a excepción de un pequeño agujero, por donde entrará la luz, y en su interior alberga el papel fotográfico en donde quedará impresa la fotografía.

Para el caso de los ajustes de luz, como la sensibilidad ISO o el tiempo de exposición en una cámara digital, todo se debe hacer manualmente, es decir, calcular el tiempo que se deja abierto el agujero, comprar el papel con una medida de ISO específica y revelar la imagen. 

La parte más compleja de esta cámara puede ser el revelado pues se necesitan materiales extra que no son tan sencillos de conseguir, como en el caso de la caja. Sin embargo, más adelante también te daremos una explicación sencilla del revelado para que te animes a crear toda una colección fotográfica análoga. 

Conoce un poco de la historia de la cámara estenopeica

Vamos a darte un resumen de cómo se creó la primera cámara estenopeica y cómo evolucionó a través del tiempo. Desde principios de la historia, aproximadamente desde los años 500 a.C, los griegos como Aristóteles escribieron sobre la luz y que esta pasaba entre canastas tejidas y pequeños artefactos que creaban formas y siluetas sin saber que esto hacía referencia a las cámaras estenopeicas naturales. 

A medida que pasó el tiempo tiempo, Ibn Al Haytham o también conocido como Alhacén, físico árabe musulmán experto en astrología y también quien ayudó a revolucionar los principios de la óptica, inventó la primera cámara estenopeica y mejoró la técnica dándose cuenta que entre más pequeño era el agujero por el que la luz entraba, más nítida era la imagen.

Recordemos que la cámara estenopeica consiste en: 

  • Una caja que atrape la luz. 
  • Un pequeño orificio por donde entra la luz, el estenopo.
  • Un material fotosensible, es decir que reaccione a luz. 

Cámaras oscuras gigantes

Con el tiempo, distintos filósofos y estudiosos implementaron nueva información y escribían al respecto, integrando temas como la geometría y atributos cuantitativos. Y así llegamos al siglo XIX, cuando las cámaras oscuras se implementan en lugares de educación y entretenimiento, creando así edificios con cámaras oscuras que permanecen aún en pie. 

  • Edimburgo: La cámara oscura en Royal Mile.
  • Isla de Man: La Great Union Camera en Douglas. 
  • Inglaterra: El observatorio Clifton en Bristol. 
  • Gales del Norte: La cámara oscura de Portmeirion. 
  • San Francisco: La cámara gigante de Cliff House. 
  • California: La cámara oscura de Santa Mónica. 

Es así como a través de los años se fue difundiendo esta técnica de fotografía tan importante y revolucionaria para llegar hasta donde estamos ahora.

¿Y sabes que existe un día mundial de la cámara estenopeica? Este día se celebra alrededor del mundo, el último domingo de cada mes de abril y es para que los amantes de la fotografía construyan su propia cámara y se siga difundiendo esta técnica.  

¿Cómo hacer una cámara estenopeica?

Primer paso: los materiales

Para empezar la guía de la construcción de una cámara estenopeica casera, iniciaremos por lo básico, los materiales que necesitarás. Procura tener todo antes de iniciar con el resto de los pasos, así no tendrás que quedarte a mitad de camino o empezar de nuevo. 

¡Vamos a conocerlos!

  • Una caja de cartón completamente sellada

Para este material puedes buscar una caja de zapatos o un cartón que puedas armar y plegar asegurando que no entre luz por ninguna parte. Esta parte es la más importante pues será el cuerpo de tu cámara.

  • Papel o cartulina de color negro

Este papel se ubicará al interior de la caja, la idea es que tengas lo suficiente para cubrir todo el interior de la caja, esto servirá para terminar de cubrir cualquier posible entrada de luz. 

  • Marcador negro

El marcador cumple la misma función que el papel negro, terminar de cubrir las entradas de luz y, por supuesto, también servirá para ir marcando las medidas durante el proceso de construcción.

  • Cinta pegante

En lo posible intenta conseguir cinta pegante de tipo aislante, esta suele ser de color negro y también será util para unir los rincones de la caja, además, también servirá para agregar las otras partes de la cámara sin generar reflejos de luz. 

  • Lata de aluminio

En este caso puedes utilizar papel metálico como el que se usa en la cocina o puedes recortar una lata de gaseosa. Lo importante es que al finalizar sea una superficie lisa y no se arrugue en ningún momento. 

  • Alfiler o aguja

Este material servirá para abrir el agujero por donde entrará la luz, entre más delgada sea la aguja mejor será. Esta parte definirá la nitidez de tus imágenes, el diámetro ideal de la aguja es de 2mm aproximadamente.

  • Pegamento, tijeras, regla y un cortador o bisturí. 

Estos materiales seguro que los tienes en el escritorio de tu casa y son muy fáciles de usar, te servirán para arreglar tu caja, dejarla sellada completamente y adecuar el tamaño de tu cámara. 

  • Papel fotográfico 

El papel fotográfico que vas a necesitar para realizar tus fotografías con este tipo de cámara son dos: 

  1. El primero es un carrete fotográfico nuevo de 35mm, este es en el que se va a plasmar la luz y captar la imagen que entra a través del pequeño agujero. 
  2. El segundo también va a ser un carrete usado de 35mm, pero este lo vamos a usar como dispositivo para extraer la tira del primer carrete. 

Materiales para revelado

Y por último, estos son los materiales que necesitas si quieres hacer el proceso de revelado por ti mismo. ¡Como todo un fotógrafo experto! 

  • Cuarto oscuro con luz roja
  • Líquido para revelar 
  • Líquido fijador 

Estos materiales no los vas a conseguir en la tienda de la esquina, pero de seguro sí en una tienda de fotografía especializada. La habitación o cuarto oscuro puedes hacerlo con luz LED o luz de seguridad y va a funcionar de la misma manera. Recuerda que el cuarto debe estar lo más oscuro posible, ya que cualquier partícula de luz va a afectar el resultado de tu fotografía. 

Segundo paso: Fabricación de la caja oscura

Como mencionamos en la parte de los materiales, si puedes conseguir una caja de zapatos, mejor será el resultado, lo importante es que no tenga posibles entradas de luz y que sea de un cartón resistente para que no se doble o se estropee durante las tomas. 

Para asegurarte de que la caja quede completamente sellada, necesitarás del papel o cartulina negra y el marcador.

Comienza por tomar las medidas del interior de la caja con la regla y el marcador.

Luego, corta el papel negro con las mismas medidas, procede a pegarlo al interior, así quedará cubierta toda la parte interna y tendrás seguridad de que no hay una posible entrada de luz. 

Uno de los inconvenientes que se puede presentar es que las esquinas aún queden descubiertas, para solucionarlo te daremos dos opciones. Puedes utilizar la cinta aislante y cubrirlas o utilizar el marcador negro para pintar esas esquinas y así evitar que ingrese la luz por alguna de ellas. 

Para el exterior de la caja realiza el mismo proceso, lo mejor es utilizar la cinta aislante cubriendo cada esquina y así no habrá posibilidad alguna de estropear la fotografía por una fuga de luz. Todo este proceso puede ser algo extenso y exagerado pero es con el fin de conseguir imágenes de calidad, cualquier entrada de luz puede dañar todo el papel y tendrás que empezar de nuevo. 

Tercer paso: Creación del agujero

Llegamos al paso más importante, vas a utilizar tu regla y en todo el centro de la caja dibuja una X. Allí es donde irá nuestro agujero y por donde entrará toda la luz que nos ayudará a realizar la fotografía. 

Una vez tengas esa primera X dibujada, busca una lata de aluminio y corta una pequeña pieza de 1×1 pulgadas. Y en el contorno de la X que dibujaste en la caja marca 0,5 x 0,5 pulgadas. 

Ese contorno es el que debes cortar con el bisturí con mucho cuidado de no dañar la caja ni crear otros orificios donde pueda entrar la luz y dañar el resultado de tu imagen a la hora de “tomar” la fotografía.

Pinta los bordes del recorte para que siga apareciendo totalmente negro.

Ahora, en la lámina de aluminio que recortaste debes hacer el agujero con el alfiler. En todo el centro del aluminio realiza presión con tu alfiler y listo. Recuerda que no debes ampliarlo mucho ya que es solo una pequeña abertura pero no un lente real. 

Cuarto paso: Crear el obturador

Lo primero que debes hacer es tomar el cuadrado de aluminio que terminaste en el paso anterior y pegarlo al interior de la caja justo en el agujero por donde entrará la luz. Asegúrate de que quede en el mismo sitio del agujero que hiciste en el aluminio.

Para esta parte del proceso te recomendamos que lo pegues con la cinta aislante, procura cubrir todo el metal, exceptuando el centro donde se encuentra el agujero, esto ayudará a evitar que se creen reflejos y se dañen las imágenes. 

Para el obturador externo de la cámara puedes utilizar un pedazo de cartón o solo la cinta aislante. Si decides utilizar el papel de cartón, debes cortarlo de forma tal que cubra por completo el agujero, luego pegarlo con la cinta aislante de abajo hacia arriba. Esto funcionará como una tapa que durante las tomas quedará colgando de la caja y al momento de terminar debe quedar asegurado cubriendo el agujero, evitando entradas de luz. 

Para tener un obturador útil y seguro, intenta cambiar la cinta cada cierto tiempo. Esto porque al hacer varias tomas, irá perdiendo el pegante y puede caerse durante una sesión y causar todo un desastre. 

Quinto paso: ¡Haz tu primera fotografía!

Yo se que vas a pensar “¿Más pasos?” Pero sí, a continuación viene la parte importante después de haber construido tu cámara fotográfica: ¿Cómo tomar la fotografía? Es muy sencillo, así que empecemos. 

  1. Tienes que encontrar una superficie plana y estable dirigida hacia el lugar al que deseas tomar la fotografía. Asegúrate de que por el tiempo en el que expongas la fotografía, tu cámara estenopeica esté totalmente inmóvil, de lo contrario la foto no va a salir bien. 
  2. El reto al realizar este tipo de fotografía es calcular el tiempo de exposición. Todo depende del material fotosensible que uses en tu cámara estenopeica. En el caso de usar papel fotográfico, el tiempo de exposición podría ser de unos minutos, pero si es con carrete, unos segundos bastarán para exponer tu fotografía. 

Recuerda que el tiempo de exposición también depende de la iluminación si es en interior o si es exterior. Mientras más luz exista, menor va a ser el tiempo

  1. Recuerda que la exposición se realiza abriendo la solapa del obturador o dejando que la luz entre por el pequeño aguero que realizaste con el alfiler. Y pasado el tiempo de exposición debes volver a cerrar la solapa o tapar el hueco
  2. Luego de esto tendrás que ir al cuarto oscuro para poder sacar tus fotografías y estarán listas para realizar el proceso de revelado. 

Sexto paso: Revelado 

A diferencia de la fotografía con cámaras digitales, en la fotografía análoga no sabrás el resultado hasta terminar todo el proceso de revelado. Y, como dijimos en un principio, esta puede ser una de las partes más complicadas; sin embargo, vamos a intentar explicártelo de la forma más sencilla posible. 

Preparación

Lo primero que debes tener en cuenta es mantener el papel fotográfico alejado de la luz, tanto antes, como durante y después de la toma pues el mínimo reflejo puede generar toda una mancha. Para lograr esto durante el revelado, es necesario que te ubiques en un cuarto completamente oscuro. Puedes utilizar al interior una luz roja que no dañará el papel o cubrir los bombillos con algún filtro de ese mismo color. 

Luego de asegurarte de tener la habitación lista, debes preparar dos bandejas, una para el líquido para revelar y otra con el líquido fijador. También, puedes tener cerca una bandeja con agua para limpiar bien el papel al momento de cambiarlo de un químico al otro y al terminar el proceso. 

¡Ahora sí empieza el revelado!

Primero, toma el papel fotográfico y ponlo en el líquido de revelado durante unos dos minutos, deja que el líquido cubra por completo el papel así no se perderá ninguna parte de la imagen.

Al terminar este tiempo, toma el papel con unas pinzas y llévalo a la bandeja con el líquido fijador. Déjalo allí durante unos 30 o 40 segundos para que la imagen quede completamente fijada al papel y no se vaya a borrar o a correr luego del revelado. 

Cuendo termines este proceso, toma de nuevo el papel y pásalo por agua para eliminar el exceso de químicos y dejar completamente limpio el papel. En ese momento verás el negativo de la fotografía, lo que quiere decir que tendrás los valores de color invertidos. 

Para poder conseguir el positivo de la imagen, necesitarás de una ampliadora fotográfica que se encarga de realizar este proceso. Sin embargo, como se trata de un proceso casero y no es seguro que tengas uno de estos instrumentos, puedes tomar el papel y escanearlo, esto con el fin de editarlo en tu computadora para invertir los valores de la imagen. 

En esta última parte te recomendamos utilizar el programa de Photoshop. Abre la imagen desde allí y en el menú de ajustes selecciona la opción de invertir, así el programa se encargará de crear el positivo y tendrás el resultado final de tu imagen. 

 ¡Eso es todo! Tendrás una fotografía creada completamente por ti

Comentarios finales

Tienes todos los materiales necesarios, los pasos y recomendaciones para que puedas crear tu fotografía desde cero con una cámara estenopeica. Ahora te toca a ti, disfruta de esta experiencia con la que puedes volver a los viejos tiempos de la fotografía y experimentar lo que tiene para ofrecerte. 

Aunque no vas a obtener fotografías 100% nítidas, este es un proceso muy interesante para conocer los inicios de la fotografía. ¡No te lo pierdas!  Y sí, puede que en un principio suene complicado y hasta imposible, pero no es así. Te aseguramos que tendrás una cámara al estilo antiguo.